Experiencia internacional en Nicaragua

Creo en vos arquitecto,

ingeniero, artesano, carpintero, albañil y armador.

creo en vos constructor del pensamiento, de la música y del viento ,

de la paz y del amor.

 

En la comunidad de Guapiñol
Jalapa

Se me ha invitado a compartir lo que ha sido mi Experiencia Internacional en la Comunidad de Managua, en Nicaragua. Intentaré expresar tres momentos en donde me refiero a mi llegada, a la fiesta del banquete y mi cosecha de los seis meses en Nicaragua.

Llegue a Managua un día 25 de enero, creo que era mediodía según la hora local, pero en mi reloj marcaba otro tiempo. Me esperaba una de las hermanas de la comunidad, Lucila Cerrillos?por el camino fuimos intercambiando preguntas y mirando a grandes rasgos el lugar que me acogía para vivir este tiempo. Llegamos a casa y las puertas se abrieron de par en par, vino a mi mente en ese momento una frase rezada en mi retiro hecho en Chile antes de salir a Nicaragua: "Dios me espera en Managua". Así era efectivamente, salieron a mi encuentro tres mujeres que me dieron la bienvenida haciéndome sentir en mi casa: Ana Pérez(rscj) y con mucho respeto nombro a Cristina y ?Dona Coco?, a quienes fui conociendo y queriendo en lo cotidiano de la vida. Pasamos de los abrazos y ubicación en la casa, a la mesa, a disfrutar de la rica comida para renovar las fuerzas del viaje y las emociones. A lo largo de mis días fui aprendiendo a compartir la hora de la comida con nuevos rostros, este momento lo considero una invitación muy especial del Señor, en la que aprendía cada día un poco la historia del pueblo, sus costumbres, su cultura, sus luchas, la vida se entrelazaba con el compartir de la misión, de las que venían a almorzar y nos poníamos en contacto con lo externo, lo que pasaba en el mundo fuera de casa y donde cada una aportaba.

Si tuviera que ponerle nombre a lo que se me invitó a vivir en Managua, seria la Fiesta del banquete, puesto que la comunidad tenía en su planificación celebrar la fiesta de los 25 anos de estar presente en Nicaragua.  Como no mencionar a la comunidad del Guapiñol, una Comunidad Eclesial de Base, que el mismo día que llegue, me daba también su bienvenida con una sencilla fiesta. Me vuelvo a encontrar con la experiencia del compartir de los sencillos, donde la comida alcanza para todos y donde la alegría y la fe se viven fuertemente. Seguí participando de esta pequeña comunidad, donde compartíamos la Palabra, reflexionábamos, y nuestras esperanzas y dolores los poníamos en el Corazón de Jesús. Yo podía reconocer la fe de esta gente adulta que la vive cotidianamente desde sus fragilidades y en medio de la injusticia social de los poderes de Gobierno, en donde se le olvida mirar al prójimo, al que sufre.

Otra fiesta fue el día del Sagrado Corazón en Jalapa, al norte de la capital. En medio de la alegría de este pueblo, que preparo todo para nosotras, con tanto cariño y detalles, fui descubriendo también que una recibe como añadidura el cariño de la gente, que sin conocerte el hecho que eras religiosa ya te querían, sin mas. La gente se encontró con las primeras rscj de ese periodo fuerte y fecundo en la vida de la misión en medio de la Revolución. La fiesta fue en grande, vinieron, rscj de México y Colombia, también nos acompañaron algunos laicos.

Antes de partir, yo había expresado hacer una síntesis de mi tiempo de experiencia. Menciono de mi cosecha tres puntos que son importantes para recoger esta experiencia:

  • Necesidad de bajar, a entrar en mi corazón.
  • Ver el sentido de la vida en la misión donde me toco involucrarme, con sus esperanzas, fe, alegría, en medio de lo ambiguo.
  • La lógica de Dios es distinta a la del mundo, en Dios la Fuerza se manifiesta en la debilidad, la libertad en el servicio y la vida en la muerte.

Me llevo bastantes convicciones, sentir y ver que la Revelación de Dios se da en los pobres; nuestra colaboración en reciprocidad ha sido vivencial para mi en el apostolado, prestando mi servicio como voluntaria en el barrio Jorge Dimitrov, donde había un Centro Comunitario de atención en prevención a niños, jóvenes y adolescentes, desarrollando proyectos de acción social, educativo, formativo y recreativo. Ha sido un trabajo en colaboración, me permitió trabajar en igualdad de condiciones, estábamos aprendiendo todos a acoger la diversidad y experiencia de cada uno/a, pero donde todos nos comprometíamos en la causa de los niños, jóvenes y adolescentes de ese sector.

Gracias hermanas de México-Nicaragua por el sentido de cuerpo, de fraternidad y alegría que experimente desde que llegue de Chile. Ha sido tiempo de escuchar y acoger la historia narrada por sus protagonistas, hombres y mujeres mayores que lo han dado todo por los ideales de libertad para este pueblo hermano.

Ha sido tiempo del encuentro comunitario, la celebración de la fe, el convivo y el dialogo alegre y esperanzador ante la realidad ambigua que elaboran quienes tienen el poder en el país.

No hay tiempo que no se cumpla y no se puede evitar, con mis sentimientos encontrados por la salida, pero muy contenta de las relaciones humanas que me llevo en mi corazón, mas que un adiós lo  miro como un envío a lo que sigue el camino en los siguientes meses. Una vez mas muchas gracias por recibirme y dejarme ser parte de la comunidad de Managua donde compartí la vida junto a mis hermanas, Pilar, Lucila, Chris y Anita.

 

Maria Inés Toro Jeldres rscj (Mané)
Provincia de Chile.

Comentarios (0)
Escribir comentario
Comentario:
[b] [i] [u] [s] [url] [quote] [code] [img]